lunes, 28 de noviembre de 2011

Definición de los géneros discursivos

Resumen del primer apartado "Planteamiento del problema y definición de los géneros discursivos” del capítulo "El problema de los géneros discursivos" del libro Estética de la creación verbal, escrito por Mijaíl Bajtín.


El uso de la lengua se lleva a cabo en forma de enunciados, tanto orales como escritos. Éstos reflejan las condiciones específicas y el objeto de cada una de las esferas de la praxis humana, no sólo por su
contenido (temático) y por su estilo verbal sino por su composición o estructuración. Los tres momentos mencionados (el contenido temático, el estilo y la composición) están vinculados indisolublemente en la totalidad del enunciado y se determinan por la especificidad de una esfera dada de comunicación. Cada enunciado separado es individual, pero cada esfera del uso de la lengua elabora sus tipos relativamente estables de enunciados, a los que denominamos géneros discursivos.

La riqueza y diversidad de los géneros discursivos es inmensa porque las posibilidades de la actividad humana son inagotables. Aparte hay que poner de relieve una extrema heterogeneidad de los géneros discursivos (orales y escritos). Efectivamente, debemos incluir en los géneros discursivos tanto las breves réplicas de un diálogo cotidiano (tomando en cuenta el hecho de que es muy grande la diversidad de los tipos de diálogo cotidiano según el tema, situación, número de participantes, etc.) como un relato (relación) cotidiano, tanto una carta (en todas sus diferentes formas) como una orden militar, breve y estandarizada; asimismo, allí entrarían un decreto extenso y detallado, el repertorio bastante variado de los oficios burocráticos (formulados generalmente de acuerdo a un estándar), todo un universo de declaraciones públicas (en un sentido amplio: las sociales, las políticas); pero además tendremos que incluir las múltiples manifestaciones científicas, así como todos los géneros literarios (desde un dicho hasta una novela en varios tomos).

Podría parecer que la diversidad de los géneros discursivos es tan grande que no hay ni puede haber un solo enfoque para su estudio porque, desde un mismo ángulo, se estudiarían fenómenos tan heterogéneos como las réplicas cotidianas constituidas por una sola palabra y como una novela en muchos tomos, elaborada artísticamente, o bien una orden militar, estandarizada y obligatoria, hasta por su entonación, y una obra lírica, profundamente individualizada, etc.   

De ninguna manera debe subestimarse la heterogeneidad de los géneros discursivos. Primeramente, hay que prestar atención a la diferencia entre géneros discursivos primarios (simples) y secundarios (complejos); tal diferencia no es funcional. Los géneros discursivos secundarios (complejos), es decir, novelas, dramas, investigaciones científicas de toda clase, géneros periodísticos, etc., surgen en condiciones de la comunicación cultural más compleja, principalmente escrita. En el proceso de su formación, estos géneros absorben y reelaboran diversos géneros primarios (simples) constituidos en la comunicación discursiva inmediata.

Así, los géneros primarios que forman parte de los géneros complejos se transforman dentro de estos últimos y adquieren un carácter especial: pierden su relación inmediata con la realidad y con los enunciados reales de otros, por ejemplo, las réplicas de un diálogo cotidiano o las cartas dentro de una novela, participan de la realidad tan sólo a través de la totalidad de la novela, es decir, como acontecimiento artístico y no como suceso de la vida cotidiana. La novela en su totalidad es un enunciado, igual que las réplicas de un diálogo cotidiano o una carta particular, aunque todos poseen una naturaleza común.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada